Reserva tu estadia

Utilizamos transmisión segura y almacenamiento encriptado para proteger su información personal.

Temazcal en Tulum: conexión espiritual, curación para el alma

México es un país lleno de tradiciones. Algunas son tan antiguas como nuestras culturas prehispánicas y otras se han desarrollado en épocas más recientes, pero, eso sí, todas guardan una profunda conexión con nuestra tierra, raíces y espiritualidad.

El temazcal –que en náhuatl quiere decir “casa de las piedras calientes"- es una de ellas. Esta ceremonia tradicional de purificación se realiza desde la época prehispánica y gracias a personas que aún guardan una fuerte conexión con sus raíces y con la tierra, podemos vivirla hoy en día. Se trata de un baño de vapor, con cierta semejanza a la sauna, pero con un fuerte trasfondo espiritual y un gran propósito curativo.

La ceremonia gira en torno a la espiritualidad individual de cada participante, siempre guiada y cuidada por el temazcalero – el guía que después de haber pasado por años de entrenamiento y de conexión, tiene el honor de poder hacer este ritual posible y encaminar a cada persona a su propia sanación espiritual.

El temazcal se realiza en una pequeña estructura construida con materiales rústicos como fibra de coco, piedras y plantas como bambú. Una vez adentro, el vapor emana de piedras volcánicas al rojo vivo –llamadas “abuelitas”- a las cuales el temazcalero les vierte agua con hierbas aromáticas. La ceremonia tiene la intención de conectar a los participantes con sus antepasados para pedirles salud, bienestar y cosas buenas para ellos y sus seres queridos. Por medio de la vaporización y del calor, el cuerpo absorbe la medicina de las distintas hierbas para poder sanar desde adentro. A través del sudor, se expulsa todo lo que se deba sacar del sistema, renovando así el cuerpo y la mente a través del espíritu.

Temazcal in Delek

Con orgullo podemos decir que Delek es el único hotel en Tulum en ofrecer un temazcal comunitario community temazcal para el pueblo. Es una forma en la que nos gusta retribuirle a la comunidad el permitirnos trabajar en su maravillosa tierra.

En Delek contamos con la presencia de Yolocipactli (“Corazón de cocodrilo”) a quien todos llamamos de cariño simplemente “Yolo”. Su verdadero nombre es Janin, pero al buscar hace ya varios años en su origen y encontrar en su árbol genealógico información crucial, tomó la decisión de ser temazcalero. Yolo fue quien construyó nuestro temazcal, llenándolo de vida y del amor que necesita para alojar una ceremonia de conexión tan importante como esta. También se encarga de cuidar la experiencia que cada participante vive durante el ritual.

Antes de entrar al temazcal, Yolo, acompañado del águila de fuego –persona que se encarga del calentamiento y manejo de las piedras volcánicas utilizadas en la ceremonia- realizan una limpieza energética a cada uno de los participantes a través de un sahumado por medio del copal, resina natural que ayuda a purificar el cuerpo, el aura y la esencia de las personas. Así, todos entran al temazcal en una energía neutra para empezar el ritual en total armonía.

Una vez adentro, entre cantos, rezos y vaporizaciones herbales, la ceremonia transcurre pacíficamente, permitiendo reconocerse cada uno a sí mismo, conectar con sus ancestros y entender que su cuerpo es la tierra, su sangre es el agua, su aliento es el viento y su espíritu es el fuego. Estos cuatro elementos sagrados forman a los humanos y son los que dan el poder de la auto sanación. Yolo no es quien sana a las personas, él solo las acompaña a encontrarse con ellos mismos y sacar la medicina tan especial que cada uno tiene dentro.

Los temazcales tradicionales se realizan a cuatro puertas, es decir, en cuatro etapas en las que cada una va siendo más corta, pero más intensa, con mayor calor y vapor. Los cantos y rezos también suben de intensidad, la sudoración llega a un punto de cubrir cada milímetro del cuerpo, al igual que la sensación de purificación.    

Una vez afuera, el cuerpo se recupera con jugos y frutas naturales. En el caso del temazcal en Delek, la recuperación también se hace con un chapuzón en el mar Caribe, el cual está a tan solo unos pasos. La manera perfecta de terminar esta experiencia.

En Delek estamos comprometidos en ofrecer experiencias auténticas y reales, ejecutadas por personas comprometidas con lo que hacen desde sus raíces y desde su misión de vida.

Temazcal comunitario: miércoles y domingo 5pm por donación amorosa. Duración: 1 hora aproximadamente.

Temazcal privado: previa reservación.